fbpx

El telescopio Webb de la NASA capta una tarántula cósmica

Créditos de la imagen: NASA, ESA, CSA, STScI, Equipo de producción de Webb ERO
En esta imagen de mosaico que se extiende a 340 años luz de ancho, la cámara de infrarrojo cercano (NIRCam, por sus siglas en inglés) de Webb muestra la región de formación estelar de la nebulosa de la Tarántula bajo una nueva luz, incluyendo decenas de miles de estrellas jóvenes nunca antes vistas y que antes estaban envueltas en polvo cósmico. La región más activa parece brillar con jóvenes estrellas masivas, que aparecen de color azul pálido. Créditos de la imagen: NASA, ESA, CSA, STScI, Equipo de producción de Webb ERO.

La región adquiere una apariencia diferente cuando es observada en las longitudes de ondas infrarrojas más largas detectadas por el instrumento de infrarrojo medio (MIRI, por sus siglas en inglés) de Webb. Las estrellas calientes se desvanecen, y el gas más frío y el polvo resplandecen. Dentro de las nubes estelares del vivero, los puntos de luz indican protoestrellas incrustadas, que siguen ganando masa. Mientras que las longitudes de onda más cortas de la luz son absorbidas o dispersadas por los granos de polvo en la nebulosa, y por lo tanto nunca alcanzan a ser detectadas por Webb, las longitudes de onda más largas del infrarrojo medio penetran ese polvo, revelando finalmente un entorno cósmico nunca antes visto.

Una de las razones por las que la nebulosa de la Tarántula es interesante para los astrónomos es que tiene un tipo de composición química similar a las gigantescas regiones formadoras de estrellas observadas en el “mediodía cósmico” del universo, cuando el cosmos tenía solo unos pocos miles de millones de años de antigüedad y la formación estelar estaba en su punto máximo. Las regiones donde se forman estrellas en nuestra galaxia de la Vía Láctea no producen estrellas a la misma velocidad frenética que la nebulosa de la Tarántula y tienen una composición química diferente. Esto hace que la Tarántula sea el ejemplo más cercano (es decir, más fácil de ver en detalle) de lo que estaba sucediendo en el universo mientras llegaba a su brillante mediodía. Webb proporcionará a los astrónomos la oportunidad de comparar y contrastar las observaciones de la formación de estrellas en la nebulosa de la Tarántula realizadas por este telescopio con las observaciones profundas de galaxias lejanas de la era real del mediodía cósmico.

A pesar de los miles de años que tiene la humanidad observando los astros, el proceso de formación estelar todavía oculta muchos misterios; muchos de ellos debidos a nuestra incapacidad previa para obtener imágenes nítidas de lo que estaba sucediendo detrás de las gruesas nubes de los viveros estelares. Webb ya ha comenzado a revelar un universo nunca antes visto y apenas está empezando a reescribir la historia de la creación estelar.

El telescopio espacial James Webb es el principal observatorio de ciencias espaciales del mundo. Webb resolverá los misterios de nuestro sistema solar, verá más allá de mundos distantes alrededor de otras estrellas y explorará las misteriosas estructuras y los orígenes de nuestro universo y nuestro lugar en él. Webb es un programa internacional dirigido por la NASA con sus socios: la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Canadiense (CSA).

Fuente Original: ciencia.nasa.gov
El telescopio Webb de la NASA capta una tarántula cósmica
Scroll hacia arriba